9 jun. 2015

Diástole de Emilio Bueso







Título: Diástole.
Autor: Emilio Bueso.
Editorial: Salto de Página.
Año de lanzamiento: 2011
Género: Terror.


Sinopsis:

Jérôme es un pintor caído en desgracia que recibe el encargo de retratar a Iván, un misterioso extranjero cuyo pasado irá revelándose a medida que nos relate su historia durante las sesiones de posado.

Jérôme conocerá así la historia de un hombre perseguido por Moscú durante décadas; un forajido que tuvo que recorrer a la fuga los escenarios más duros de la extinta Unión Soviética, sobrevivir al asedio nazi de Leningrado, desaparecer en las noches de San Petersburgo durante los días más crudos de la dictadura, esconderse en las zonas más contaminadas de Chernóbil... La auténtica naturaleza de Iván se nos revelará cuando conozcamos el antiguo y terrible mal que porta consigo, hecho a partes iguales de radiactividad y de una espantosa maldición que habita en el corazón del arte pictórico.

Diástole es un viaje febril que bombea terror y novela negra, dentelladas a la yugular y chutes de heroína, plutonio y poesía. Una corrosiva historia de amor y fatalidad que abre de un hachazo un nuevo registro en la actual narrativa de terror española.



Opinión personal:


Esta lectura ha supuesto para mi aire fresco, y aunque suene un tanto contradictorio viniendo de una novela de terror, es lo que he sentido. Si algo hay que destacar de este autor, es su increíble y ácido sentido del humor. El protagonista podrá ser todo lo frustrante, desastroso e indigno de simpatía que puedas imaginar, pero uno solo de sus comentarios cargados de cinismo, auto-flagelantes y sumamente cómicos, harán que no necesites conocer su historia a fondo para querer seguir con él, cada una de las cuatro noches por las que el autor te paseará de manera febril.

Emilio Bueso consigue mantenerte asido a las páginas de un libro que, cuando quieras darte cuenta, estará en las últimas y tú, echando de menos a ese pintor de verdad, "de los buenos, de los bohemios, de los yonkis".

Una novela genial, muy rápida, con una narrativa siempre acertada y ágil, que se adapta como un guante a la velocidad que impone una narración que por momentos se precipita a un final ineludible. Un final que puede que hayas imaginado, porque no creo que sea la principal intención de Emilio Bueso guardarse esta carta en la manga, sino que logres sintonizar con una, más que curiosa y diferente, historia de amor y un protagonista caótico y desquiciante.


Mis felicitaciones Emilio, por una novela que, se halle en el momento de tensión que sea, siempre, invariablemente, consigue arrancarte una sonrisa.



María Martínez Ovejero. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario