14 sept. 2015

¿Quién dijo miedo? de Jorge Urreta





  • Título: ¿Quién dijo miedo?
  • Autor: Jorge Urreta.
  • Editorial: Última línea.
  • Año de publicación:  Abril de 2015.
  • Género: Novela juvenil.

Sinopsis:

Aitor Garmendia es un adolescente normal. Estudia, sale con sus amigos, y fanfarronea como buen bilbaíno que es. Es conocido por su arrojo y las continuas apuestas arriesgadas que han forjado su fama de temerario.

Hay un nuevo centro comercial en la ciudad y Aitor quiere demostrar a sus amigos que es capaz de otra de sus hazañas al grito de su habitual <<¿Quién dijo miedo?>>. Lo que no espera es encontrarse con un secreto que jamás debió haber visto.

Tras el éxito de El año de la hortaliza, vuelve Urreta con esta nueva novela, que combina a partes iguales un misterio que atrapa al lector con una intriga policíaca que no le permitirá cerrar el libro.

Opiniuón personal:


En primer lugar, me gustaría disculparme con los lectores del blog por la tardanza en la publicación de una nueva entrada, pero como las causas son ajenas a la literatura, comprendo que a nadie le interesan y paso directamente al análisis, siempre objetivo aunque trato de imbuirle la mayor objetividad posible, de la obra en cuestión.

Debo decir que no conocía al autor, ni su anterior y al parecer tan popular primera novela, citada en párrafos anteriores, El año de la hortaliza. Este hecho, unido a que en la solapa se le otorgue el apelativo, nada modesto, del "Stephen King español", pusieron el listón y mis espectativas por las nubes.

Como puntos fuertes de la novela, puedo decir que tiene un formato atractivo, con unas escasas doscientas páginas que invitan a la lectura, así como un tamaño de letra bastante cómodo. Y, sintiéndolo mucho, hasta ahí lo bueno, porque la pura verdad es que me he aburrido soberanamente.

El autor, que hace uso de una prosa correcta, nos presenta unos personajes insípidos, incluso en ocasiones muy irritables por su manera de comportarse. A esto le sumamos una trama soporífera, con incoherencias argumentales bastante llamativas, secuencias de acontecimientos en las que lo importante y jugoso del "asunto" queda relegado a unas pocas líneas, mientras diálogos inmaduros, absurdos y pesados se suceden con demasiada asiduidad. Si le sumamos un desenlace caótico, apresurado y bobalicón, la novela no merece ni un aprobado.

Lamento haber sido tan dura en esta reseña, pero hacía tiempo que una novela no me decepcionaba tanto. Espero que la prosa del autor encuentre un cauce más apropiado, nuevamente.

María Martínez Ovejero.

9 comentarios:

  1. Bueno, lamento que no te haya gustado; no se puede contentar a todo el público. Si nos cruzamos en el futuro, espero que sea en mejores circunstancias. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Jorge!
      Por supuesto que no se puede gustar a todos, ni debes intentarlo siquiera. He visto muy buenas reseñas de tu novela, simplemente yo no era el lector ni este era mi libro. Yo también espero volver a cruzarnos.
      Muchas gracias por pasarte y un abrazo.

      Eliminar
    2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  2. Bueno, tras leer la reseña a uno no le dan muchas ganas de apuntar este libro como próxima lectura!
    Quizá el problema haya sido las altas expectativas con las que empezaste!
    Un saludo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Justo!
      Eso mismo pensé yo, que empezar un libro con tantas expectativas no es nada bueno, y menos aún las comparaciones. A nadie D3berian llamarlo "el tal" español.
      Gracias por pasarte. Un besito.😄

      Eliminar
    2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  3. ¡Hola!
    No me llama la atención y tras leer tu reseña, lo dejaré pasar; aunque, quién sabe... a lo mejor en un futuro me animo.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro, lo que a mi no me ha llenado como lectora, no tiene que pasarte a ti. Un besote y mil gracias por pasarte.

      Eliminar
    2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar